viernes, 8 de junio de 2007




La tala es la corta de árboles en el pie o base del tronco. En general, sepuede hablar de tala cuando la corta se realiza para aprovechamiento forestal, estoes dar un uso a la madera y leña así obtenidas. La tala puede realizarse sobreárboles aislados; sobre ejemplares y especies seleccionados según algún criterio, encuyo caso se denomina "tala selectiva"; o bien sobre todos los ejemplares arbóreosexistentes en un bosque, lo cual se llama "tala rasa".La tala de árboles puede responder a un manejo racional o sustentable(ambos términos se usarán como sinónimos) de los bosques, si la misma se realizacon el criterio de conservarlo; por ello, no es en sí misma una actividad que genereproblemas ambientales. Lamentablemente, los criterios conservacionistas no seaplican, pues los bosques generalmente se talan en forma desmedida.Por otro lado, desmontar es eliminar el bosque o monte (ambos términos seutilizarán en forma indistinta) para dar otro uso al suelo, en general agrícola. Tambiénse puede realizar el desmonte para implantar pastizales para el ganado, ya seaACUDE - Fundación Ambiente, Cultura y DesarrolloPasaje Manuel Banegas 2837 – Bº Colón – 5014Córdoba – ArgentinaTE: (54) (351) 4553983www.fundacionacude.org // acude@fundacionacude.orgeliminando todo el bosque o lo que es más racional, dejando los ejemplares arbóreospara un manejo silvopastoril, el cual combina árboles y ganado.Para realizar el desmonte, es necesario dejar corredores biológicos, que sonfajas de monte para que pueda circular la fauna nativa y la presencia de núcleos demonte para la subsistencia de fauna y flora.Para desmontar se tala, se quema, se arrancan árboles con topadoras y seeliminan los arbustos con rolos, que son grandes y pesados cilindros metálicos concuchillas, que se arrastran con tractores.La Provincia ha tenido una larga historia de tala para aprovechamientoforestal y de desmonte, con la que se eliminaron ambientes completos. Sin embargo,a pesar de tan desdichada experiencia se continúa intensamente con dichasactividades, en particular en el Norte y Oeste de la Provincia, donde aún quedanrestos de bosque nativo. Se puede considerar que el bosque nativo ha sido y essubutilizado, vale decir que las actividades de explotación del mismo casi nosobrepasan lo extractivo, con poco o nada de valor agregado. Además, la tala y eldesmonte de nuestros bosques han enriquecido a pocos y empobrecido a muchos,generando situaciones sociales sumamente injustas.Por otra parte, se puede considerar que el desmonte actual se realiza porquelos terrenos aprovechados hasta hace poco tiempo, especialmente para cultivo desoja, se están agotando, por lo que los productores necesitan de suelos vírgenespara seguir con la actividad, aunque sin tener en cuenta el futuro de estos campos,que por situarse en áreas semiáridas corren serio riesgo ser desertificadas.En el presente análisis se hará referencia a la tala de árboles autóctonos. Latala también puede realizarse sobre forestaciones implantadas (establecidas por elhombre) con el objetivo de producir madera y otros productos forestales; sinembargo, en este caso la tala equivale a la cosecha de los cultivos anuales, comoparte del manejo de una forestación implantada y eso no origina un problemaambiental, si está correctamente realizada.